Comparte en Amor y Amistad con Lavandería Cristal
5 septiembre, 2018
¡Halloween con descuentos fantasmagóricos!
8 octubre, 2018

El mantenimiento de la ropa es fundamental para prolongar su vida útil, cada textil tiene diferentes composiciones por lo que es importante conocer qué hacer con cada uno, pues el cuidado de las fibras es una labor que comienza en el armario.

Es de relevancia revisar la etiqueta para conocer el tipo y composición del tejido, pues esto nos va a ayudar a diferenciar las prendas que se lavan en agua y las que requieren un lavado en seco.

En lavandería cristal aplicamos altos estándares de calidad en nuestros procesos, es por esto que te compartimos algunos datos para el cuidado de tus prendas con el fin de hacer un mejor trabajo en equipo. 

Etiquetas

Cuando salimos a comprar ropa para renovar el armario, miramos las prendas por su diseño, confort, color y precio generalmente. Sin embargo se nos olvida mirar algo muy importante como son las etiquetas. En ellas podemos mirar qué tan fácil o complejo será su mantenimiento, pues en varias ocasiones se confeccionan prendas que no se pueden lavar tanto en agua como en seco. Estas prendas tienden a mancharse más rápido que otras debido a que solo se pueden limpiar.  Otro ítem importante a saber es el mantenimiento del color en una prenda, es preciso saber que para el lavado de ropa en seco las prendas pierden menos color por la composición del textil en su confección, mientras que en un lavado con agua, debemos ser precisos en las indicaciones de temperatura tanto en el lavado como el secado, la forma de lavar, el uso de productos, sin desconocer que el cuidado en el planchado para ambos lavados es fundamental para el buen mantenimiento del color y la prenda.

Manchas

¿Te ha pasado que te pones la prenda que más te gusta y justo antes de salir vez que debes cambiar todo tu look por una mancha? Hay algunas que son un dolor de cabeza si no se tratan a tiempo. Normalmente se generan al comer, por maquillaje, cremas, por el uso directo de perfume en la prenda, o por transferencia en el contacto con alguna superficie, dañando la prenda en la mayoría de ocasiones. El tema con las manchas es algo delicado que debe trabajarse sin deteriorar las fibras, es común ver prendas que llegan a nuestra empresa para trabajos de sastrería o tejeduría producto de un inadecuado desmanche casero. Lo recomendable es revisar la ropa cuando lleguemos a casa para detectarlas y actuar a tiempo dejando esta incomoda labor en nuestras manos expertas.

Prendas de cuero y pieles en general

El cuero es uno de los textiles que más nos gusta por su confort y apariencia, los artículos y prendas de este material en general pueden durar muchos años si se les realiza un adecuado mantenimiento.

Lo recomendable es limpiarlas periódicamente el polvo usando una microfibra o sacudidor seco y guardarlas protegiendo las prendas con empaque o cobertor, de algún contacto con otros objetos como cierres y hebillas, evitando dejarlas en lugares húmedos, cerrados y con poca ventilación.

Prendas blancas

Tener prendas blancas en el armario es la mejor opción para combinar una pinta, este color preferido por muchas personas es también el que más dolores de cabeza causa, pues son más notorias las anomalías. Las partes que más sufren cambios generalmente son las axilas, cuello y puños, debido a las cremas, desodorantes, perfumes y fricción por el uso. El error más común es ponerlas en remojo con blanqueadores y/o detergentes, o también usar productos como el bicarbonato sin conocer las reacciones químicas que se puedan dar en las manchas y fibras. En Lavandería Cristal nos tomamos los blancos como un reto, usando productos específicos para remover las manchas según su origen, aplicando nuestros conocimientos y experiencia en los textiles y mantenerlos adecuadamente para alargar su vida útil.

Hilos idos, lana y paño

En el paño es común encontrar botones quebrados en trajes para caballero, esto ocurre al entrar en contacto con otras prendas y/o fricción por el uso, lo recomendable al guardar estas prendas es cubrirlas con protectores de botón, si no tienes, puedes usar aluminio para cubrirlas.

Otra situación a resolver son las molestas motas, que en algunos casos son producto de otras prendas que se adhieren con facilidad, para esto, te recomendamos usar un quitamotas, si no tienes uno, puedes envolver un cepillo que ya no uses en cinta y retirar los cuerpos extraños suavemente de tu prenda.

La lana es un textil muy cómodo, que brinda protección a temperaturas y combina perfecto con otras prendas, sin embargo es una prenda muy delicada y por su condición es propensa a engancharse en cualquier objeto agudo, generalmente son accesorios que vestimos como pulseras, cierres, hebillas, anillos, entre otras más. Comenzando a perder la trama del hilado y deterioro parcial de la confección. La idea es tener precaución de no usar muchos accesorios, pero en caso de deterioro,  debe ser tejida nuevamente organizando de forma natural sus fibras. En nuestra empresa realizamos esta delicada labor de forma responsable y profesional, para que ¡luzcas siempre elegante!

Algunas prendas se van deteriorando por el uso o por algún error en su confección. A todos nos ha pasado que cuando vemos un hilo que queda suelto, corremos a cortarlo o quemarlo, cometiendo un error porque la costura puede perder fuerza y abrir aún más el daño. La solución para un hilo ido, es incorporarlo con una aguja de coser, y si en definitiva se sigue desprendiendo no dudes en llamarnos para solucionar esta incómoda situación con nuestro servicio de sastrería o tejeduría si lo amerita.

Planchado de prendas

Los textiles funcionan como las fibras de un musculo que se elongan y contraen según su estado y condición de temperatura, humedad o sequedad. Un vestido trillado, una blusa de seda, o hasta una camisa de algodón son prendas que con un mínimo error de temperatura o un descuido en el teflón o cerámica de la plancha casera convencional, puede ocasionar chafados, botones o marquillas derretidas, estampados estropeados y/o quemaduras en las fibras. Una posible solución es comprar zapatos de plancha o cobertores, sin embargo existen riegos latentes en las mismas planchas como el control de vapor o resistencia de temperatura que nos pueden eventualmente marcar las prendas y dañarlas. El planchado de prendas de vestir es una labor que requiere habilidades, técnica, conocimiento y concentración. En nuestra empresa realizamos esta labor con productos específicos según el fin, utilizando líneas de vapor controladas y planchas industriales especiales para evitar alguna de estas situaciones, pero es nuestra experiencia la que convierte en arte esta labor.

Carteras, bolsos y zapatos

El mantenimiento de estos artículos requiere de cuidado tanto en el almacenamiento como en el lavado. En este último, es frecuente encontrar en algunos casos como en el cuero, imperfecciones de la piel como lunares, marcas, rayones y empates de confección. Mientras que en los otros textiles, al realizar la labor se evidencia manchas y vetas que requieren un proceso escalonado en tiempo, técnica y productos para retirarlos.

En cuanto el almacenamiento de estos artículos, se requiere dedicación, por lo que recomendamos al igual que la mayoría de fabricantes guardarlos en sus empaques de protección para garantizar la fricción con otros zapatos evitando rayones, humedad y polvo. Por temporadas de lluvia, en nuestra empresa utilizamos productos hidrófugos de calidad, ayudando a proteger del agua y humedad los artículos que más te gustan. Uno de los ítems a resaltar, es realizar un correcto lustrado y si es del caso hidratar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *